La Policía Orteguista de León, al mando del sancionado comisionado general Fidel Domínguez, allanó este lunes la casa de Aníbal Toruño, director de Radio Darío, con el pretexto de que buscaban drogas, denunció el periodista.

“Mi residencia en León fue allanada e irrumpieron por la fuerza con unidades de la policía de Fidel Domínguez, antimotines bajo la infamia de que buscan drogas”, denunció el periodista crítico al régimen de Daniel Ortega.

Toruño responsabilizó al régimen por cualquier daño a la integridad de su familia. A las 3:40 de la tarde los uniformados entraron con violencia, derribaron la verja de la entrada principal y forzaron la puerta. Luego un grupo de antimotines ingresó con la técnica canina.

Cuando ingresaron a la casa preguntaron dónde estaba Anibal Toruño y cuál era la habitación de él. Luego procedieron a registrar toda la vivienda. Los uniformados decían que “Anibal Toruño anda en narcotráfico”.

QUIEREN VINCULARLO A DELITOS GRAVES

El periodista, quien no se encontraba en la vivienda al momento del allanamiento, se mostró preocupado por lo sucedido, ya que lo están vinculando a un delito grave.

“Es un mensaje macabro. Ellos no desean a personas que estén dedicados a la libertad de expresión”, dijo el director de Radio Darío.

“Ni me voy de León, ni me estoy exiliando, seguiré luchando esperando que ellos puedan respetar mi condición de receptor de medidas cautelares y honren el protocolo que eso significa”, manifestó Toruño a DESPACHO 505.

MÁS NOTICIAS: Casos de violencia política aumentan en Nicaragua a 11 meses de las elecciones

Las medidas a las que hace alusión son las que le otorgó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

CONDENAN ACCIÓN POLICIAL

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) condenó la acción policial contra el periodista y responsabilizó “al régimen de Ortega Murillo por esta violación a sus derechos humanos”.

De igual forma, el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más condenó el ataque policial contra el periodista Aníbal Toruño.

El pasado 21 de diciembre el comisionado general Fidel Domínguez fue sancionado por Estados Unidos por dirigir “numerosos ataques contra ciudadanos y periodistas nicaragüenses”. 

Según el Tesoro estadounidense, “Domínguez también estuvo implicado en la tortura y palizas de un exdiputado de la oposición y tres miembros de una familia de conocidos opositores al régimen de Ortega”.

MURILLO HABLA DE PAZ, PERO VIOLENCIA POLÍTICA NO PARA

El allanamiento ilegal de la casa del periodista se da en un contexto de incremento de la represión del régimen contra opositores y periodistas independientes.

Este lunes la vocera del régimen de Nicaragua, Rosario Murillo, pidió en su primer discurso de 2021 que “el pasado sea pasado”, en un año en que su esposo, Daniel Ortega, se juega su tercera reelección consecutiva en las elecciones de noviembre próximo.

“Con odio nunca más, procurar que el pasado sea pasado, y el presente y el futuro vayamos construyéndolo de la mano de Dios, con luz y cariño”, dijo Murillo

MÁS NOTICIAS: Protestó contra Ortega y termina acusado por narcotráfico, el insólito caso de Sergio Beteta

Sin embargo, la violencia política mostró un repunte del 47 % en diciembre pasado, con respecto al número de incidentes reportados en el mes anterior, de acuerdo con un informe emitido por el grupo multidisciplinario Monitoreo Azul y Blanco.

Según el informe, un total de 374 incidentes fueron registrados en diciembre, una cantidad superior a los 255 reportados en noviembre.

Entre los incidentes, el grupo multidisciplinario registró ocho muertes, 195 casos de hostigamiento, 35 detenciones, 29 agresiones, 23 amenazas, 22 judicializaciones, 15 tratos crueles y torturas, entre otros, “en contra de familiares de personas presas políticas, excarcelados, integrantes de movimientos sociales y opositores en general”.

Compartir: