El régimen no tolera la más mínima expresión de periodismo independiente. Tras varias explosiones el pasado sábado, la periodista Kathia Reyes verificaba supuestas reparaciones al puente San Isidro, en Corinto. Mientras filmaba, un trabajador de la Alcaldía le ordenó a la Policía retenerla, impedir su trabajo y retirarla del lugar.  

Un trabajador estatal en el municipio de Corinto, departamento de Chinandega, ordenó a dos oficiales de la Policía Orteguista retener a la periodista Kathia Reyes cuando realizaba imágenes para canal 10 en el puente San Isidro, ubicado sobre la carretera que conduce hacia la ciudad de Chinandega. 

El sábado pasado el puente de esa localidad sufrió explosiones que a la fecha no han sido esclarecidas y la periodista verificaba supuestas reparaciones realizadas al término del fin de semana. 

Katia Reyes contó a Radio Darío que culminaba de hacer imágenes en el puente San Isidro y se preparaba para entrevistar a ciudadanos de la localidad para luego enviar el material al canal 10 nacional, donde colabora como corresponsal. 

LEA MÁS: Nicaragua dentro de los países con menos libertad de prensa en el mundo

“Un sujeto en moto ordenó a dos oficiales de policía que me retuvieran, estos (policías) se acercaron a mí y me pidieron mi credencial de periodista. De pronto el sujeto que ordenó me retuvieran se acercó a tomarme fotografías y cuando intenté hacer lo mismo para registrar su rostro, los policías ordenaron que guardara mi teléfono”, relató Reyes. 

La periodista, entre las más destacadas en el departamento de Chinandega, contó también que los oficiales realizaron distintas llamadas en espera de indicaciones para saber qué hacer con ella, hasta que llegó la jefa policial del municipio de El Realejo, Mayra Altamirano. 

LEA MÁS: Almagro: Daniel Ortega debe permitir la protesta pacífica y respetar el derecho de los nicaragüenses

La periodista increpó a la jefa policial y los demás agentes por permitir que un trabajador del estado le tomara fotografías sin su consentimiento y ordenarle que guardara su equipo para no tomar imágenes del hombre que ordenó su retención. 

Tras el incidente, la jefa policial de El Realejo permitió a la periodista Katia Reyes marcharse del lugar, viviendo un evento más violación al ejercicio de la libertad de prensa en Nicaragua. 

ORTEGA NO PARA REPRESIÓN CONTRA LA PRENSA INDEPENDIENTE 

Un total de 1,080 casos de violaciones a la libertad de prensa, manifestadas en tres etapas represivas que vulneran el libre ejercicio del periodismo independiente en Nicaragua, documentó la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), en el último año de crisis sociopolítica. 

LEA MÁS: Despacho 505 gana Premio a la Innovación Digital 2019

El asesinato del periodista blufileño Ángel Gahona, el 21 de abril de 2018, el encarcelamiento y juicio político promovido contra los periodistas Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora, así como la confiscación, atentados y ocupación de medios independientes, como el Canal 100% Noticias y Confidencial; son los casos más graves dirigidos para censurar el ejercicio del periodismo documentados por la FVBCH, durante la crisis sociopolítica que enfrenta el país y que ha dejado entre 325 y 500 asesinados en el contexto de la represión orteguista, más de 700 presos políticos y al menos de 80,000 exiliados, entre ellos unos 70 periodistas. 

Con información de Radio Darío, de León.

Compartir: