Ataque armado ejecutado por agentes policiales deja un joven muerto y dos heridos de gravedad en la ciudad de León. Entraron de madrugada, de forma violenta y abrieron fuego sin mediar palabras, denuncia la familia de las víctimas.

Eran las 4:30 de la mañana y la vivienda todavía estaba a oscuras. Bryan López, su hermano Kener y el tío de estos Javier Cortez, escucharon un fuerte golpe en la puerta de casa en el barrio Guadalupe, de la ciudad de León. Salieron a ver qué ocurría y lo siguiente que se escuchó fue una serie de disparos que dejaron a los tres hombres tendidos en el suelo: Bryan, de 22 años, muerto, y Javier y Kener heridos de gravedad.

Fueron policías, sostiene Karen López al relatar que todos se encontraban dormidos y no estaban vinculados con problema alguno. Al escuchar disparos ella salió de su habitación, iba descalza, todo seguía oscuro y solo sintió pisar algo mojado.

“Era un charco de sangre y ahí vi al primero tirado”, contó Karen quien al terminar de ver la escena de horror exigió a los oficiales una explicación. Tampoco les mostraron orden de allanamiento o de captura contra alguna de las personas que se encontraban en la casa, denunció.

“Ellos (los policías) solo entraron y sin decir absolutamente nada dispararon… yo les pedí que me dijeran porqué (habían atacado) y se quedaban callados, les pregunté mil veces y nada”, declaró la mujer tras señalar que no espera justicia en este caso, porque al final “fueron ellos mismos y se lavan las manos”.

Pese a los graves señalamientos sobre la actuación policial, las autoridades de esta institución, señalada como el principal brazo represor del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, ha brindado un informe sobre el caso.

Un vecino de la familia López que por seguridad pidió no ser identificado, aseguró que alcanzó a escuchar cuando uno de los oficiales que participaron en el ataque se comunicó con un superior al que solo se dirigió como capitán y le pedía refuerzos: “la encabé toda (cometí un error), necesito apoyo”, habría escuchado.

Sobre el estado de salud de Kener López y Javier Cortez, la familia informó que permanecen ingresados en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales, con pronóstico reservado.

CPDH ESTO NO PUEDE SEGUIR

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) informó que un equipo de este organismo investigará el caso y “de comprobar que sí hubo un crimen por parte de las autoridades de la policía, definitivamente aquí es evidente que lo que se está haciendo es una masacre contra la población indefensa”.

Preliminarmente, Marcos Carmona, director ejecutivo de la CPDH, comentó que es muy grave que las autoridades sin una orden de captura y de forma violentan atenten contra el derecho fundamental de las personas, la vida, “definitivamente que lo que tenemos (en Nicaragua) es ya una policía que no respeta a los ciudadanos, no respeta la ley”.

Carmona, agregó que tanto el caso de León, así como los asesinatos registrados en el campo y en territorio hondureño, “son ejecuciones que hay que revisar porque las denuncias que hemos venido recibiendo en esta última semana son graves”.

“Esta policía debe ser sentada en el banquillo de los acusados”, apuntó tras lamentar que los nicaragüenses padezcan un total estado de indefensión.

Compartir: