Los presos políticos que Daniel Ortega mantiene en los penales de Nicaragua han pasado de las denuncias y huelgas de hambre a acciones extremas que comprometen más su salud. La semana pasada, tres se cosieron los labios y, al no obtener ningún resultado, anunciaron que el siguiente paso será coserse los párpados.

Unos 53 presos políticos se mantienen en huelga de hambre desde el pasado 30 de septiembre, en reclamo por su libertad, entre estos los que decidieron coser sus labios para aumentar la presión.

DE INTERÉS: Tesoro: Ana Julia Guido dirigió fábrica de delitos, Paul Oquist es encubridor y Caruna la receptora de dinero malhabido

“Si pudimos zurcir la boca tres hermanos (reos), por qué no nos vamos a poder zurcir los párpados. Sepan que queremos nuestra libertad”, anunciaron este domingo a través de sus familiares.

El abogado Julio Montener, miembro de la organización Defensores del Pueblo, dijo que existe temor por la vida de los prisioneros que mantienen huelga de hambre.

Según las organizaciones aglutinadas en el Mecanismo de Reconocimiento de Personas Presas Políticas, actualmente hay 114 ciudadanos privados de libertad por razones políticas, de los cuales 104 fueron apresados en a partir de abril de 2018, entre ellos 26 personas excarcelados y nuevamente capturadas.

ORTEGA NO RECONOCE PRESOS POLÍTICOS

La liberación de los presos políticos es parte de las exigencias que organismos internacionales hacen al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo como muestra de voluntad para resolver la crisis que se enrumba hacia el tercer año. Sin embargo, Ortega no reconoce su condición, en cambio a través del Sistema Judicial les atribuyen delitos comunes, muchos ya con sentencias firmes.

El grupo de presos políticos que está en huelga dentro del Sistema Penitenciario Nacional “La Modelo”, en Tipitapa, Managua, ha dado un plazo para cumplir su amenaza: “Vamos por esa huelga (de los párpados cosidos), vamos a tomar esa decisión a partir del miércoles 14 de octubre, ya que el señor Daniel y su bella esposa (Rosario Murillo) no nos quieren soltar, a ellos les echamos la culpa de todo lo que nos pase”, añadieron.

Los reos también confirmaron que la huelga de hambre “sigue en pie de lucha, no vamos a claudicar y no nos vamos a echar para atrás”.

LEA TAMBIÉN: Covid-19, otra forma de tortura a presos políticos: organismo suizo denuncia al régimen ante la ONU

Familiares de algunos prisioneros en huelga de hambre dijeron a Efe que estos se encuentran debilitados, aunque sin brindar mayores detalles, por temor a represalias.

Los presos políticos denuncian que dentro de los penales son víctimas de tratos denigrantes, torturas, y humillaciones.

Defensores de Derechos Humanos reclaman que mientras la administración orteguista, a través del Ministerio de Gobernación ha beneficiado con régimen de convivencia familiar a más de 23,000 reos comunes que representan un riesgo para la sociedad, los reos políticos siguen sufriendo torturas y castigo.

Además criticaron los ascensos que Gobernación hizo a los carceleros de los penales, cuyos jefes fueron condecorados por su trabajo el sábado.

Con información de EFE

Compartir: