La Cruz Roja de Rivas rescató este lunes el cadáver de una joven originaria del municipio de Jalapa, en Nueva Segovia, que se ahogó el fin de semana cuando intentaba cruzar el río Sapoá, que atraviesa de sur a norte la frontera entre Costa Rica y Nicaragua.

Se trata de  Grifell Yosmari Landero Espinoza, de 25 años, quien el día sábado salió en compañía de  su pareja Denis Quiróz con destino a Costa Rica, donde trabajaba. El hombre relató que a eso de 5:30  de la mañana Landero fue arrastrada por la corrientes de río Sapoá luego de varios minutos de luchar para llegar a la orilla.

LEA TAMBIÉN: Fundación del Río denuncia confiscación de propiedades

La joven no sabía nadar y al intentar cruzar a Costa Rica por puntos ciegos de la frontera de Peñas Blancas, fue arrastrada por la corriente del río cuyo nivel había aumentado debido a que las intensas lluvias que se registraban en la zona, a consecuencia del  paso de la depresión tropical número 14.

Desde ese momento  un equipo de  la Cruz Roja, la Defensa Civil del municipio de Cárdenas y efectivos del  Cuarto Comando Militar iniciaron tareas de búsqueda y rescate  del cuerpo, pero fue hasta este lunes que lo lograron ubicar.

El mismo día que Landero fue arrastrada por la corriente crecida del río Sapoá, falleció de manera similar el joven de San Juan del Sur Kevin Castillo Montealto, de 19 años.

DOS VÍCTIMAS EN RIVAS

Castillo salió en su moto  de su casa ubicada en la comunidad de Collado del municipio de San Juan del Sur,  en busca de un cilindro de gas para cocinar  y cuando regresaba,   a eso de las 2 de la tarde,  la corriente de una quebrada lo hizo perder el equilibrio.

Al caer, fue arrastrado  por unos 15 metros con todo y la moto  hasta caer al cauce del río Escameca, donde pereció ahogado. Su cuerpo fue rescatado a las 4 de la tarde a unos dos kilómetros del lugar donde se originó la tragedia.

DAÑOS EN LA BAHÍA DE SAN JUAN DEL SUR

El Clavo, embarcación que resistió a la tormenta Nate, terminó hundida en la bahía de San Juan del Sur, donde permanecía anclada. Foto: CORTESÍA/DESPACHO505

Debido al mal tiempo, que afectó la zona sur del país entre el viernes y domingo, la embarcación de madera “El Clavo”, que permanecía fondeada en la bahía de San Juan del Sur, terminó hundida, confirmó su propietario Edmundo Danglas.

“El Clavo” es la embarcación más antigua de San Juan del Sur, y en octubre del 2017 fue el único medio de transporte acuático que sorteó el paso devastador de la tormenta Nate.

LEA TAMBIÉN: La Coalición Nacional no logra salir del pantano político

Danglas afirma que la lancha tiene más de 60 años y fue la quinta embarcación que se dedicó a las labores de pesca en la ciudad portuaria.

Hasta en horas de la tarde de este domingo “El Clavo”, permanecía bajo el agua, pero ya se hacían planes para rescatarla.

“Sólo vamos a esperar que pase el mal tiempo porque aunque la lluvia ha cesado, el fuerte oleaje a un se mantiene”, dijo su dueño.

Compartir: