La vocera y sancionada Rosario Murillo acusó a los movimientos feministas en Nicaragua de promover, desde las Comisarías de la Mujer, abortos, y afirmó que por esa razón el régimen de Daniel Ortega se vio obligado a cerrarlas.

“Andaban por ahí, las disfrazadas promoviendo el aborto, desde las Comisarías de la Mujer, y esto es absoluta verdad, es una denuncia que hasta ahora estamos haciendo, porque se atreven a hablar de las mujeres, quienes quieren acabar con la vida de las niñas o niños antes de nacer, y usaban las Comisarías de la Mujer para promover esas malas prácticas”, afirmó Murillo.

Murillo, quien este 14 de septiembre, anunció una posible reforma constitucional para aprobar la pena de cadena perpetua, afirmó que las Comisarías estaban infectadas de “esas malas prácticas”, omitiendo que estas oficinas son coordinadas y dirigidas por la policía orteguista.

LEA TAMBIÉN: Feministas: Régimen manosea lucha contra la violencia hacia las mujeres en Nicaragua

“Esa es una mala práctica y habían infectado las Comisarías de la Mujer con esas malas prácticas. Por eso estuvimos en un impasse por cierto tiempo, luego vino el terrorismo, que asoló por semanas nuestra Nicaragua, causándonos tanta muerte, tanta destrucción, tanta tortura exhibida, por lo que se creen poderosos torturando a la gente, y exhibiéndola, pero bueno, eso ya no volverá”.

Sin embargo, las organizaciones de mujeres promueven políticas públicas para tener aborto legal, seguro y gratuito, puesto que las que deciden no ser madres, o las adolescentes que quedan embarazadas producto de violaciones, aunque la ley no lo permita terminan abortando como un derecho que tienen al ser dueñas de sus cuerpos. En estos casos la ilegalidad producto de la vigente penalización del aborto terapéutico provoca que recurran a laboratorios clandestinos donde no se cuenta con las condiciones necesarias para el procedimiento.

CRÍMENES DE ODIO

Este martes, Ortega reiteró sus intenciones de reformar la Constitución para castigar lo que llamó “crímenes de odio” en Nicaragua, amparado en el doble asesinato contra dos niñas en Mulukukú, pero más allá de castigar a los responsables de asesinatos contra niñas y mujeres, pretende encarcelar a opositores políticos a quienes considera “vende patrias” e “hijos del diablo”.

Ortega se vio obligado a reabrir las Comisarías de la Mujer a finales del 2019 ante el incremento de los femicidios en Nicaragua.

Según Murillo, las Comisarías fueron habilitadas para defender los derechos de la mujer, sin embargo, omite que desde el año pasado Ortega ha liberado a femicidas, violadores y asesinos.

Ortega se vio obligado a reabrir las Comisarías de la Mujer a finales del 2019 ante el incremento de los femicidios en Nicaragua.

LEA TAMBIÉN: Sandra Ramos: “La lucha del movimiento feminista es por la libertad y la democracia de Nicaragua”

La vocera gubernamental señaló que por defender la vida el régimen de Daniel Ortega ha sido condenado, incluso, les redujeron contribuciones a distintos programas.

“Allá aquellas personas que, con maldad en el corazón, con odio, amenazan la vida y promueven que se atente contra la vida de las mujeres, de las niñas, de los niños no nacidos, y la vida de las mujeres exponiéndolas a estos procedimientos”, apuntó Murillo.

Murillo acusó sin pruebas a los Movimientos Feministas de promover los abortos para enriquecerse, ya que muchas de estas organizaciones cuenta con clínicas para “hacer negocio criminal”.

“¡Ah claro!, dentro de esas personas había quienes tenían el negocio, clínicas, negocios especiales para acabar con la vida de un niño o niña no nacido, y esas eran las que promovían, hacer negocio criminal siempre, acabar con la vida de niños y niñas no nacidos, encubierto por supuesto por una cultura desarrollada, dicen”, afirmó Murillo.

Murillo señaló que estas organizaciones han obstruido el desarrollo de Nicaragua con “falsedades, con calumnias, con mentiras y difamación”. también recurrió al mensaje de Ortega para calificar de vendepatria, y agregó “asaltantes, ladrones, criminales, terroristas, malignos, son serpientes, pero bueno ya los conocemos, y sabemos decir machalá ante las serpientes”.

“No lo hemos dicho antes, ahora lo decimos, para que tomemos en cuenta los nicaragüenses, las nicaragüenses cómo es la hipocresía. Tomemos en cuenta cuanto mienten. Lo sabemos, siempre han estado llenos de falsedad, y además siempre buscando como obstruir el desarrollo de Nicaragua con falsedades, con calumnias, con mentiras, con difamaciones, campañas de mentiras de difamaciones, campañas criminales contra el Pueblo”, dijo la compañera Rosario Murillo.

Compartir: