Rosario Murillo, vicepresidenta y vocera del régimen de Daniel Ortega, señaló de “ladrones, terroristas y delincuentes” a sus opositores en Nicaragua minutos después de que la Policía confirmara la detención del precandidato presidencial Félix Maradiaga. 

Además, lanzó fuertes advertencias contra “quienes se sienten eternamente impunes” y “los que se creen de casta”.  

“La vida se expresa en tantas formas que fueron violentadas aquí por los que se creen eternamente impunes y no es así, la justicia llega. Tarda, pero llega”, les dijo en su intervención de este martes a través de medios oficialistas. 

Las amenazas de Rosario Murillo se dan en un contexto en el que tres precandidatos presidenciales están detenidos y siendo investigados por la Fiscalía por delitos como lavado de dinero y “traición a la patria”. 

“¿Quién ha dado derecho a ser humano alguno a recibir dinero sucio, meterlo en sus cuentas y disponerse a odiar, matar subordinar, aplastar? Cuánta vergüenza deberían sentir quienes han intentado a lo largo de la historia, porque son los mismos, algunas leves diferencias entre los hijos de casa, pero los que son y se creen de casta son los mismos de siempre. No hay diferencia”, continuó. 

MÁS NOTICIAS: Policía detiene a Félix Maradiaga después de salir de la Fiscalía, es investigado por “traidor a la patria”

GRAVES ACUSACIONES 

Félix Maradiaga fue detenido minutos después de su salida de la Fiscalía, que le notificó la apertura de una investigación por “traidor a la patria” y la “autoría intelectual” del supuesto intento de golpe de Estado contra el régimen de Daniel Ortega en 2018. 

Cristiana Chamorro se encuentra bajo arresto domiciliar. Es investigada por por los delitos de “gestión abusiva y falsedad ideológica en concurso con lavado de dinero, bienes y activos” en perjuicio del Estado nicaragüense. 

Arturo Cruz, precandidato de la Alianza Ciudadanos por la Libertad, está detenido en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ). Permanecerá 90 días en prisión para ampliar la investigación en su contra por los delitos de provocación, proposición y conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional. 

En sus declaraciones Rosario Murillo reafirmó lo que ha adelantado la Fiscalía, la continuación de las investigaciones contra opositores para, según dijo, “hacer el inventario de todo lo que ingresó al país para destruirnos”. 

MÁS NOTICIAS: Suiza pide a Ortega “reconsiderar su postura” por “creciente represión” en Nicaragua

“¡Cuánto se han robado! Uno se pone hacer los cálculos, cuántas casas, cuántos kilómetros de carreteras, de calle, en las zonas más empobrecidas por el odio, cuántos hospitales, cuántos centros de salud. Cuánto hubiéramos hecho con todo lo que se han robado este montón de ladrones, terroristas y criminales”, dijo. 

El 18 de abril de 2018 estalló una revuelta popular por unas controvertidas reformas a la seguridad social y que luego se convirtieron en una exigencia de renuncia del presidente Daniel Ortega, debido a que respondió con represión. 

Las protestas, calificadas por el Ejecutivo como “intento de golpe de Estado”, dejaron al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200. 

Sin embargo, Murillo insiste en que en ese contexto ingresaron recursos que “engordaron las carteras de unos cuantos que, además, al recibir esos recursos se comprometían a matar y apagar todas las luces de la fe y esperanza, que no se pueden apagar, y mucho menos con dinero sucio”. 

Compartir: