Pese a que este martes la Policía orteguista intentó arrestarlo cuando salió de su casa para ir a una pulpería a comprar una gaseosa, el reconocido tiktoker Kevin Monzón Mora, de 20 años, se niega a bajar el tono de sus críticas sobre el régimen Ortega-Murillo. Tampoco valora la idea de resguardarse en un sitio donde no esté al alcance de las fuerzas represoras, como lo han hecho otros disidentes. Afirma que continuará en Nicaragua para exigir justicia y libertad.

“Yo sé que uno acá está expuesto a todo, pero yo estoy preparado, soy fuerte. Mi familia es muy valiente y si tiene que pasar algo (en su contra) lo vamos a vivir aquí, porque decir lo que uno piensa no es ningún delito, uno tiene derecho a opinar en bien o mal del Gobierno”, dice a DESPACHO 505 unas horas después de sufrir una violenta retención policial y el allanamiento de su vivienda.

El joven disidente denunció que fue golpeado, robado y amenazado de muerte. “Se metieron a mi casa y amenazaron con dispararme si corría”, contó.

Aunque está claro que puede terminar encerrado en la cárcel y califica como una pesadilla lo que vive por manifestar en redes sociales sus críticas al al régimen de Daniel Ortega, este tiktoker salido del barrio Jorge Dimitrov, en Managua, se declara un “chavalo fuerte”. Con mucha determinación expresa que está dispuesto a asumir las consecuencias de su rebeldía al régimen represor de Daniel Ortega.

“El gobierno debería de recapacitar, si quieren yo le doy educación, porque no entienden que se debe respetar las opiniones de cada quien sean a favor o en contra, y por esa libertad de expresión se debe seguir luchando en Nicaragua, para que no seamos monigotes, ni nos dejemos pisotear a la hora que ellos quieren”, dijo.

ERA EL CUMPLEAÑOS DE SU MAMÁ

Mencionó que una clara evidencia de que la dictadura no respeta nada y que es capaz de cualquiera cosa para silenciar, encarcelar y reprimir a quienes discrepan de su ideología política, es el intento de captura que ejecutaron en su contra la mañana de este martes 20 de julio, cuando se disponía a festejar con su familia el cumpleaños número 43 de su mamá, María Isabel Mora.

Pero además de ser un día especial para su familia, Monzón denunció que lo intentaron capturar pese a que la Comisión Interamericana de Derechos (CIDH) le otorgó medidas cautelares el pasado 22 de febrero. “Demuestra que no respetan nada”, remarcó.

Narró que fueron dos policías los que intentaron capturarlo cuando salió hacia una pulpería que está frente a su casa. Entre ambos lo sujetaron del cuello y, por instinto, él pidió auxilio a su padres.

“Eran aproximadamente las 10: 30 de la mañana cuando salí a comprar la gaseosa, pero no sabía que dos policías que vestían chaqueta negra, me estaban espiando y al acercarse a la pulpería donde yo estaba uno me preguntó que si me estaba portando bien y le contesté que yo siempre me porto bien”, relató el joven opositor.

Asegura que con intenciones de continuar entreteniéndolo, para luego arrestarlo, el mismo policía le manifestó que le gustaban los tik tok, que publicaba y que hasta lo tenía de amigo.

Entre risas Monzón le respondió: “creo que la mayoría de mis seguidores son policías. Viven como enamorados de mí, pero deberían dejar que la gente opine que eso no es ningún delito y fue en ese momento que el otro policía procedió a sujetarme del cuello y a pedir refuerzos para arrestarme”, detalló.

El tiktoker relata que forcejeó entre tres y cuatro minutos con los policías y que al pedir auxilio a sus padres estos salieron junto a otros familiares para defenderlo y evitar que se lo llevaran detenido. “Ellos me rasguñaron el brazo izquierdo, me arrebataron una cadena y me decían que si me corría me pegaban un balazo, pero mis padres y resto de familiares llegaron apoyarme y para resguardar mi vida corrí hacía mi casa”, indicó.

Agregó que al percatarse que los policías ingresaron a su casa sin ninguna orden de allanamiento, él decidió buscó refugio en un sitio seguro. Comentó que que tal y como lo hizo su familia, todos los opositores deben de defenderse al momento que les quieran violentar sus derechos o arrestar sin ninguna justificación.

Kevin Monzón denunció desde el pasado 17 de julio la Policía intensificó el acoso en su contra y que al no poder capturarlo varios agentes permanecen vigilando la casa de sus padres.

Compartir: