Erlinda García (45 años), Elisa Flores Rivera (20 años) e Isolda Cáceres Duarte (35) se convirtieron en víctimas de la violencia machista al ser asesinadas este jueves en Nicaragua. Estos dos femicidios evidencian el incremento de la violencia contra las mujeres en el país y ocurren apenas seis días después de que dos niñas de 10 y 12 años fueran asesinadas en Mulukukú

Erlinda fue asesinada a machetazos en la comarca Masayita, de Nueva Guinea. La mujer era propietaria de un bar de la comunidad y fue ultimada por dos desconocidos que se dieron a la fuga tras cometer el crimen. La Policía no ha logrado la captura de los sospechosos.  

Elisa, por otro lado, fue asesinada en Ayapal, jurisdicción de San José de Bocay, Jinotega. La joven tenía siete meses de embarazo. Según el reporte oficial, el cuerpo presentaba golpes en la cabeza. Elízabeth era originaria de El Tuma – La Dalia, Matagalpa. La joven era actriz y formó parte de la Compañía Teatral Campesina Tecum Umanii. Había protagonizado una obra donde criticaba la violencia machista. 

LEA: Femicidios: “No existe otro culpable más que el agresor”, reaccionan defensoras ante linchamiento social contra madres y víctimas

En este caso la Policía tiene un sospechoso que no ha sido fue detenido. Se trata de Wilmer Zeledón, cuya foto ha sido circulada por la Policía.

Este viernes se reportó en el barrio Los Rieles de Managua la muerte de Isolda Cáceres Duarte. La Policía investiga el crimen y extraoficialmente se reportó la detención de su pareja Franklin Pérez Obando, quien la habría asesinado la noche de este jueves. La mujer deja un niño de 7 años en la orfandad.

MURILLO APROVECHA PARA PROMOVER CADENA PERPETUA 

Al informar sobre los últimos casos de mujeres asesinadas en el país, la vocera gubernamental Rosario Murillo promovió, una vez más, la imposición de la cadena perpetua en el país.  

Sin que en el país se conozca aún una propuesta de reforma a la Constitución y el Código Penal para castigar con cadena perpetua lo que las autoridades califican como “crímenes de odio”, Rosario Murillo indicó que los femicidas de Elisa y Erlinda deberían ser castigados con esa pena.  

“Desgraciadamente hemos tenido dos crímenes contra mujeres en los últimos días, uno Ayapal y otro en una comunidad que se llama Masayita, cercana a Bluefields, esos son los crímenes de odio. Los que cometieron este crimen tienen que pagar. Y los que cometieron el crimen contra la vida de las hermanas también allá cerca de Bluefields tienen que pagar y con prisión perpetua porque no se puede seguir tolerando este flagrante irrespeto a la vida de las mujeres”, dijo Murillo a través de medios oficialistas.  

ANÁLISIS: ¿Por qué los crímenes de odio se convertirían en un súperpoder represor en Nicaragua?

En lo que va del año, el Observatorio de Violencia de Católicas por el Derechos Decidir contabiliza al menos 57 femicidios y 68 femicidios frustrados. 

Las organizaciones feministas en Nicaragua han criticado la pasividad estatal ante la violencia machista, especialmente después de que se suprimieran las Comisarías de la Mujer, Niñez y Adolescencia, que estaban en las delegaciones policiales, así como por promover la mediación entre víctimas y agresores. La reactivación de las Comisarías también ha sido cuestionada por las defensoras, ya que desde el Estado se minimizan los femicidios al ocultar las cifras reales.

En 2019 al menos 63 mujeres fueron asesinadas por hombres, según los registros de organizaciones feministas. En 2018 y 2017 el total de víctimas fue 57.

El femicidio es el asesinato que un hombre comete contra una mujer en el ámbito público, como privado, en el marco de relaciones desiguales de poder.   

Compartir: