Un informe The Economist Intelligence Unit (EIU) analiza las repercusiones que tendría en Nicaragua el posible triunfo del candidato demócrata en las elecciones presidenciales de este año en EE.UU.

Hasta ahora el presidente republicano Donald Trump ha ejercido una fuerte presión diplomática y económica contra el régimen de Daniel Ortega, en aras de que encauce al país a la vía democrática, tras las protestas cívicas de 2018 que dejaron más de 325 muertos, un millar de presos políticos y 100,000 nacionales en el exilio.

Esa presión podría bajar si el candidato demócrata Joe Biden logra ganar la presidencia de Estados Unidos. Así lo expone un análisis de la firma británica The Economist Intelligence Unit (EIU) en una reciente publicación en la que analiza la situación política, económica y sanitaria que enfrenta Nicaragua.

LEA MÁS: La respuesta de Ortega a la pandemia de Covid-19 es la más débil de América Latina

“Las tensiones políticas continuarán mientras Estados Unidos persista en utilizar las sanciones como palanca para restaurar la gobernabilidad democrática en Nicaragua”, indica, sin embargo, dice que bajo un supuesto de que Biden gane la Presidencia de Estados Unidos, bajará la campaña de presión impulsada por Trump.

“Bajo nuestra suposición de que el candidato demócrata, Joe Biden, ganará las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre, creemos que Estados Unidos detendrá su campaña de presión en curso”, apunta EIU, que pertenece al grupo británico de The Economist.

CONTINUARÁ NICA ACT

El analista político José Pallais considera que la política de Estados Unidos frente a la dictadura continuará en la misma línea que la presentada por el presidente Donald Trump, pues las acciones tomadas por el Gobierno norteamericano contra Ortega han sido de “consenso”, con el apoyo de demócratas y republicanos.

“Hemos visto a los dos partidos coincidiendo en todo. La Nica Act fue aprobada con el apoyo de los dos partidos, todas las declaraciones y resoluciones del Congreso y el Senado han contando con el apoyo de los demócratas y republicanos. Incluso, el gobierno de Barack Obama aplicó sanciones y retiró la Cuenta Reto del Milenio por fraudes electorales”, explicó.

LEA: CSE patina con oferta de personaría, organizaciones detectan trampa y denuncian ilegalidad

Por su parte el politólogo José Antonio Peraza dice que habrá cambios de forma en una posible administración Biden, pero la presión continuará porque Ortega se ha convertido en un problema para Estados Unidos y Centroamérica.

“Van a cambiar los tonos, el estilo, porque son partidos diferentes y tienen proyectos políticos diferentes, sin embargo, la situación de Nicaragua, esa búsqueda de la democracia y presión, no va a cambiar porque todo lo que ha aprobado Estados Unidos ha sido a través de un acuerdo bipartidista”, señaló.

Agrega que en el caso de que Nicaragua no sea prioridad en la agenda de Biden, habrá congresistas que continuarán poniendo el tema en Estados Unidos. “Ortega no es ejemplo de nada, y tarde temprano tenemos que salir de él, la política estadounidense no cambiará”, dijo.

TPS BENEFICIARÍA A NICARAGÜENSES

Una administración Biden expandiría el esquema de visa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en ingles) para refugiados nicaragüenses e impediría suspender las actuales sanciones impuestas por Estados Unidos a altos funcionarios y empresas del sector público, debido a que cuentan con el apoyo de demócrata y republicano.

En mayo, la Administración de Donald Trump socó tuercas a la dictadura de Daniel Ortega al sancionar al Ministro de Hacienda y Crédito Público (MHCP), Iván Acosta, y al jefe de Ejército, Julio César Avilés. La aplicada a Avilés tuvo mayor connotación política.

OTRAS NOTICIAS: Campana de la Paz pagada por la Alcaldía es un reconocimiento a Ortega, dice Murillo

El Tesoro de Estados Unidos ha sancionada a más de 15 funcionarios cercanos al dictador entre ellos Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua. También ha aplicado sanciones a empresas como la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP Petronic) y el Bancorp, que luego pasó a ser un banco nacional.

Tras las protestas de abril de 2018, el exvicepresidente Joe Biden pidió a la comunidad internacional aislar a Daniel Ortega, y a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, porque consideró que eran responsable de la represión

Según dijo Biden, Ortega y Murillo son los culpables la crisis y aseguró que “debería haber esencialmente una respuesta regional e internacional contra los Ortegas, (porque) él y su esposa son la razón por la que esto está ocurriendo”.

Compartir: