La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denunció este jueves lo que cataloga como “insensibilidad e ineptitud” del régimen de Daniel Ortega para brindar soluciones a los nicaragüenses ante los desastres naturales como el paso de huracanes Eta e Iota en Nicaragua.  

“Como en los últimos tres años, el régimen está concentrado en reprimir. Pero, además, realiza un proselitismo político repudiable en medio de la tragedia”, señaló la organización opositora.  

MÁS NOTICIAS: Monseñor Báez: “Ha llegado la hora de sentir como propio el sufrimiento de los demás”

La UNAB lamenta que entre el 2008 y el 2020, el presupuesto en dólares asignado a la Policía creció en un 111% y el del Ejército aumentó un 85%. Mientras que, en el mismo período, disminuyó el presupuesto al Sistema Nacional de Prevención de Desastres (Sinapred) en un 58%, según datos de la Procuraduría General de la República (PGR).  

SOLIDARIDAD EN EL CARIBE NORTE 

La escasez de alimentos y agua potable en Bilwi, Puerto Cabezas, que ha dejado el paso del huracán Iota preocupa a las organizaciones opositoras, por lo que la UNAB ha movilizado a sus Comités Departamentales y estructuras territoriales para brindar ayuda humanitaria a familias damnificadas.  

“Toda la ayuda se está haciendo llegar a las zonas afectadas, pese a la criminalización que el régimen ha hecho de la solidaridad. Asimismo, creamos un Comité de Emergencia para atender la situación provocada por Iota; estamos en constante monitoreo de los daños en los distintos departamentos, en redes promovemos la organización de redes de solidaridad y gestionamos fondos para acudir al llamado ante esta emergencia”, explica la organización.  

MÁS NOTICIAS: Queda en libertad el orteguista que mató a opositor por gritar “Viva Nicaragua libre” en Estelí

Iota impactó Nicaragua la noche del pasado lunes en categoría 4, la misma que su antecesor, Eta, que había causado destrucción en Bilwi y el Triángulo Minero apenas 13 días antes en la misma zona. 

En su recorrido por el norte de Nicaragua, Iota causó inundaciones, deslizamientos de tierra, destrucción y muerte. Hasta el momento las autoridades contabilizan 18 fallecidos, siendo el caso más grave un deslave en el Macizo de Peñas Blancas, donde nueve cadáveres han sido recuperados. 

Una alerta roja está en vigor para el Caribe de Nicaragua y la amarilla para el resto del país. 

Compartir: