La opositora Violeta Granera cumple este jueves dos días bajo arresto domiciliario. Se encuentra totalmente incomunicada y bajo bajo vigilancia policial extrema. Tiene policías dentro de su casa que no la dejan sola ni cuando se ducha.

A Granera, integrante del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), el Ministerio Público la acusa de traición a la patria. Su detención es amparada en la Ley de Defensa de los Derechos del pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, puesta en vigor en enero de 2021 con el voto mayoritario de los diputados del FSLN ante la Asamblea Nacional y bautizada como Ley de Inhibiciones.

La directiva de la UNAB fue arrestada la noche del 8 de mayo, como parte del más agresivo operativo que hasta ahora ha desplegado la dictadura de Daniel Ortega contra la oposición. Además de Granera, el martes el Poder Judicial ordenó detener a los aspirantes presidenciales Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro; y al expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privaca (Cosep), José Adán Aguerri.

VIOLETA GRANERA ES SEÑALADA DE TRAICIÓN A LA PATRIA

Violeta Granera y José Adán Aguerri son “investigados” por supuestamente promover “actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares, organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, proponer y gestionar bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones, demandar, exaltar y aplaudir la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos, y lesionar los intereses supremos de la nación”, divulgó la Policía Orteguista en un comunicado para justificar su actuación.

Durante el operativo de detención en la residencia de Granera, en Managua, sufrió agresión física de parte de agentes policiales, informó la UNAB, organización surgida en el contexto de la Rebelión de Abril en 2018, que agrupa a organizaciones de sociedad civil y políticas,

“Ella está en su casa, totalmente aislada, sin comunicación al exterior. Tiene policías dentro de la casa que van con ella en todo momento, inclusive si se ducha. La única persona autorizada para verla es su hijo, quien le puede llevar la comida y sus medicinas”, es lo único que ha podido conocer su organización.

La UNAB reportó que en las últimas horas Granera no ha sufrido maltrato físico, pero sí cuando allanaron su casa, “le pegaron en la cara y le halaron el pelo ya esposada”.

La UNAB resaltó que su directiva “se encuentra serena y de buen ánimo”.

NUEVE DETENIDOS

Hasta el momento, las acciones penales contra la oposición afecta a nueve personas, entre ellos cuatro aspirantes presidenciales: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro.

Las detenciones comenzaron el viernes 28 de mayo con la captura de los extrabajadores de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCh) Walter Gómez y Marcos Fletes a quienes junto a Cristiana son señalados de supuesto lavado de dinero.

Los otros detenidos son Violeta Granera, José Adán Aguerri y el jurista leonés José Pallais. A excepción de Granera y Cristiana Chamorro, los detenidos están recluidos en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote. El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos demandó este miércoles la liberación inmediata de los opositores así como de los 122 presos políticos del régimen de Daniel Ortega.

Compartir: