Monseñor José Antonio Canales de Honduras se reúne con el obispo Álvarez en Roma

Monseñor Rolando Álvarez está tratando de hacer su vida en Roma mientras ve “qué va marcando los acontecimientos allá en Nicaragua”.

None
default.png
Despacho 505
  • Managua, Nicaragua
  • May 22, 2024
  • 09:34 AM

El obispo de Danlí, Honduras, José Antonio Canales se reunió en Roma con el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez. Lo vio bien y con buen ánimo, adelantó el religioso.

Canales es el primer jerarca católico que comparte información sobre el obispo de Matagalpa, quien ha permanecido aislado de la escena pública desde que fue desterrado de Nicaragua por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, junto a más de una decena de miembros de la Iglesia católica que eran mantenidos en prisión.

El obispo hondureño dijo a DESPACHO 505 que monseñor Rolando Álvarez está tratando de hacer su vida en Roma mientras ve “qué van marcando los acontecimientos allá en Nicaragua”.

“Está muy bien, lo he visto muy bien y está esperando a ver cómo las cosas van saliendo poco a poco adelante y de qué manera realiza su vida aquí en Roma mientras vemos qué va marcando los acontecimientos allá en Nicaragua y ver de qué forma la Iglesia allá puede continuar”, expuso Canales.

LEA: Mónica Baltodano: El régimen está debilitado porque saben que es imposible una continuidad sin Ortega

“NADIE LE HA IMPUESTO NINGÚN SILENCIO”

Le preguntamos si ha podido hablar con monseñor Álvarez sobre su silencio desde que fue desterrado y la posibilidad de que haya una orden del Vaticano para no dar declaraciones a los medios de comunicación.

Según el obispo hondureño, a monseñor Rolando “nadie le ha impuesto ningún silencio”, que el permanecer callado y fuera del ojo público ha sido una opción de él y que de momento no brindará declaraciones

“Nadie le ha impuesto ningún silencio, doy fe de eso, nadie le ha impuesto ninguna prohibición de hablar, simplemente es una opción personal de él, está en un retiro espiritual, esa es la actitud de él en este momento”, sostuvo el obispo hondureño.

Dijo que Rolando Álvarez “está perfectamente bien de salud, con las cosas normales de cualquier ser humano, cada uno de nosotros tiene sus propios achaques, pero normal”.

El obispo José Antonio Canales está en Roma para participar en un encuentro mundial de pastoral juvenil, en el que los encargados de cada país llegan a evaluar cómo anda la juventud en el mundo, y fue este el mejor momento para conversar con Rolando Álvarez.

LEA: Nuevos buses chinos se estrenan con choques antes de llegar a Managua

“Sabiendo que venía para acá y con la amistad y la hermandad que hemos tenido por tantos años con monseñor Rolando vimos la ocasión para podernos encontrar y después todo lo que ha pasado poder saludarlo y ver cómo está”, agregó.

ENCARCELAMIENTO Y LUEGO DESTIERRO DE ÁLVAREZ

El obispo de Matagalpa Rolando Álvarez fue privado de su libertad desde agosto de 2022, cuando la Policía irrumpió una madrugada en la casa parroquial de Matagalpa y lo detuvo junto a otros seis religiosos.

Desde entonces permaneció detenido sin cargos por más de 100 días hasta que en diciembre de ese mismo año, fue acusado por los delitos de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas”, esto en represalia porque el obispo ha sido uno de los más enérgicos críticos a la represión de Ortega contra las protestas masivas en 2018.

En febrero de 2023 se conoció que estaba en la lista de los 222 presos políticos que fueron desterrados por el régimen de Nicaragua hacia Estados Unidos; sin embargo, ante su renuencia de salir expulsado, la dictadura lo condenó a 26 años y 4 meses de cárcel, a modo de castigo.

LEA: Daniel Ortega le quita otra embajada a Mohamed Farrara y se la entrega a Tatiana García

Casi un año después, en enero de este 2024, el religioso fue expulsado de Nicaragua rumbo a Roma junto al obispo Isidoro Mora y 13 sacerdotes arrestados en diciembre de 2023.

El destierro de estos religiosos se concretó gracias a “coordinaciones discretas” entre el Vaticano y Managua, de acuerdo a un comunicado emitido por el régimen Ortega-Murillo.

Ahora tanto Álvarez como los demás sacerdotes desterrados, tratan de hacer su vida en Roma y otros en España, sin olvidar y dejar de estar pendiente de lo que ocurre en Nicaragua donde el régimen ha mantenido constantes ataques contra la Iglesia católica.

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

Donar