.

Obispo de Honduras: "Ortega y Murillo prohíben las procesiones no solo por maldad, también por miedo"

La censura a las manifestaciones de fe popular son una evidencia del "miedo al pueblo organizado", dice a DESPACHO 505 monseñor José Antonio Canales, obispo de Danlí, Honduras

None
default.png
  • marzo 22, 2024
  • 07:33 AM

Monseñor José Antonio Canales, obispo de la diócesis de Danlí, Honduras, y una de las voces de la Iglesia católica de Centroamérica más críticas al régimen de Daniel Ortega, reprobó este viernes la prohibición de la salida de las tradicionales procesiones Semana Santa en Nicaragua.

La censura a las manifestaciones de fe popular son una evidencia del "miedo al pueblo organizado", dice a DESPACHO 505 el obispo de Danlí. Es el segundo año consecutivo que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo prohíbe que los santos sean sacados de los templos en procesión.

LEA: La dictadura encierra a los santos católicos en Semana Santa por «miedo» al liderazgo de la Iglesia

Para el obispo de Danlí, esta disposición que restringe celebraciones católicas solo se puede explicar desde el miedo que tiene el régimen a que el pueblo se rebele a su política de terror, como lo hizo en abril de 2018. "Saben perfectamente que ni con toda la Policía y el Ejército detendrían a un pueblo de  Nicaragua levantado", dice el religioso.

"Ellos saben que tendrían que masacrar a todo un pueblo para poder detenerlos como lo hicieron en el 2018, pero el pueblo de Nicaragua ya tiene esa experiencia y en la historia de los pueblos tristemente por la libertad se ha derramado sangre. Es duro decirlo pero es la verdad", agrega el jerarca católico.

4,800 PROCESIONES ENCERRADAS

Según la investigadora Martha  Patricia Molina, autora del estudio Nicaragua: una Iglesia perseguida, al menos 4,800 procesiones no podrán salir a las calles esta Semana Santa.

La prohibición de las procesiones, reconoce monseñor Canales, tiene un gran impacto entre la sociedad, ya que Nicaragua es un país mayoritariamente católico y, sin duda, la privación de sus expresiones más profundas es algo que les afecta..

"El pueblo está impactado porque  sus expresiones religiosas más  profundas han sido  prohibidas, pero la gente está descubriendo cada día más, cómo vivir  su fe en medio  de  las tempestades",  afirmó el obispo.

El obispo lamenta que Ortega y Murillo convirtieran las procesiones "en un asunto  de  interés político", algo que no sucedió ni durante la dictadura de Anastasio  Somoza.

Entre las  actividades religiosas más concurridas que prohibió el régimen,  se encuentra la peregrinación de Jesús del  Rescate, patrono de la ciudad de  Rivas.

La imagen atrae en la Semana de Dolores a miles de peregrinos de todos los rincones de Nicaragua, e incluso de países de Centroamérica. El viernes de esa semana se realiza una multitudinaria procesión por las calles de la ciudad, pero  en esta ocasión, el régimen no permitió ni la tradicional peregrinación de las carretas.

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

Donar