La unificación de la oposición nicaragüense en crisis por división interna

La “reestructuración” interna de Monteverde no fue del agrado de todos sus miembros, especialmente de aquellos que no se identifican con ideologías de derecha o izquierda.

Los esfuerzos de la oposición por lograr la unificación vuelven a tambalearse
Protestas antigubernamentales de 2018.
default.png
Despacho 505
  • June 10, 2024
  • 04:47 PM

Los esfuerzos de unificación de los grupos opositores a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo vuelven a tambalearse, tras conocerse el surgimiento de un “grupo de centro derecha” dentro de la Concertación Democrática Nicaragüense (CDN-Monteverde), lo que ha provocado que algunos miembros hayan decidido tomar distancia.

Monteverde es una organización política integrada por opositores nicaragüenses y surgió en octubre de 2021 en Costa Rica como un espacio de diálogo para la liberación de los presos políticos, y posteriormente evolucionó a una concertación política plural. Está conformado por unos 54 dirigentes, entre ellos líderes políticos y representantes de diversas organizaciones opositoras.

Desde entonces ha tratado de unificar esfuerzos para integrar a otras personas y organizaciones sociales y políticas que tienen como objetivo principal la transición democrática de Nicaragua; sin embargo, en varias ocasiones ha habido diferencias entre algunos de sus miembros, a tal punto que varios han decidido salirse de la agrupación.

El viernes 7 de junio de este 2024 se conoció que dentro de Monteverde surgió un bloque centro-derecha como parte de la "pluralidad política" que promueve la organización, ésta operaría como una bancada.

LEA: La Asamblea General de la OEA abordará la crisis de Nicaragua pese al rechazo del régimen

“Surgió el grupo de Centro Derecha ante la necesidad de establecer una identidad de un sector de Monteverde que nos sentimos identificados con los mismos ideales. Es un ejercicio de democracia que estamos construyendo en el seno de Monteverde: la existencia de corrientes políticas dentro un solo espacio”, explicó a DESPACHO 505 el opositor nicaragüense Juan Sebastián Chamorro, quien es miembro de Monteverde.

El también exaspirante presidencial y desterrado político sostiene que esta “pluralidad” es necesaria para “ejecutar acciones en contra de la dictadura, el enemigo común que debemos vencer y establecer la democracia”.

NO TODOS ESTUVIERON DE ACUERDO

No obstante, la “reestructuración” interna de la organización no fue del agrado de todos sus miembros, especialmente de aquellos que no se identifican con ideologías de derecha o izquierda.

“No todo el mundo está conforme con tener que casarse con una ideología ya sea de derecha o izquierda y no se siente cómodo. Hay un grupo neutro que no quiere ninguna de las dos partes”, explicó a DESPACHO 505 la excarcelada política Samantha Jirón, quien decidió retirarse de la organización y no está segura de regresar, pues ha preferido enfocarse en su familia y estudios profesionales en derechos humanos y sociedad civil.

LEA: China, el "peligroso" prestamista de Nicaragua

La excarcelada política sostiene que Monteverde es un grupo “muy valioso” y que todavía se está a tiempo de “mejorar los errores que se están cometiendo”. Agrega que se debe poner primero a Nicaragua “antes que cualquier cosa”.

Jirón expone que las discusiones sobre las diferencias que tiene unos con otros en Monteverde “han sido el mayor talón de aquiles de la oposición” y que mientras no se dejen por un lado no se logrará una verdadera unificación que genere un cambio en Nicaragua.

LAMENTAN QUE NO SE LOGRE UNA “ESTRUCTURA EFICAZ”

Por su parte, el Partido Humanista Social Cristiano de Nicaragua (PHSC) lamentó en un comunicado emitido este lunes 10 de junio, que la oposición al régimen “no haya encontrado todavía la estructura eficaz para avanzar unificados hacia ese objetivo estratégico” de acabar con la dictadura.

LEA: Los sacerdotes siguen huyendo de la represión del régimen contra la Iglesia

“Estamos ligados a la Concertación Democrática-Monteverde, pero intereses de grupos obstaculizan cumplir con la estrategia aprobada de accionar concertados para debilitar la dictadura y lograr una transición democrática; siguen liderazgos y grupos que no logran supeditar su sectarismo a las aspiraciones del pueblo nicaragüense, se genera mucha confrontación dizque ideológica en esquemas de izquierdas y derechas que a veces son una justificación para la descalificación mutua con ataques y polémicas estériles”, se lee en el comunicado del PHSC.

Los socialcristianos se desligan de las corrientes de izquierda y derecha, y rechazaron “todo caudillismo, hegemonismo y ventajismo” que obstaculice avances sustanciales en la misión de derrotar a la dictadura Ortega-Murillo.

“Abogamos por los diálogos, entendimientos y consensos que agrupen ya a la inmensa mayoría de la oposición que aspira a cambiar la dictadura por la democracia”, sostiene el PHSC.

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

Donar