.

Ernesto Medina: “A la UCA no la van a matar un par de ignorantes”

El expresidente del CNU insta a formar un movimiento unitario en la acción para salir de la dictadura: “Nos están destruyendo el país y no podemos permitir que esto siga sucediendo”, señala el acádemico. 

None
default.png
  • agosto 28, 2023
  • 06:06 AM

El catedrático Ernesto Medina cuando supo que el régimen confiscó la Universidad Centroamericana (UCA) sintió tristeza. Tristeza por lo que representa para Nicaragua una institución modelo que le habría permitido salir de la pobreza y luchar por los problemas del mundo actual, como el cambio climático.  “A mi me ha producido muchísima tristeza por lo que significa para la educación en Nicaragua”, dice en entrevista con DESPACHO 505

“Hemos perdido la única universidad que podíamos tomar de modelo para construir las universidades que Nicaragua necesita. Hemos perdido esta oportunidad y los responsables de esta decisión tendrán que dar explicaciones de hacia dónde nos llevan y el país que quieren ofrecer, agrega. 

LEA MÁS: El dolor de doña Pinita, inmortalizado en una canción

Para Medina, expresidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), la dictadura no podrá destruir la UCA porque en sí la casa de estudios es una idea y no los edificios confiscados. “Es una idea que tiene 63 años de estarse desarrollando y no la van a matar un par de ignorantes”, reacciona con vehemencia. 

En esta entrevista analiza la situación actual de la educación superior en Nicaragua tras la confiscación de 27 universidades por parte de la dictadura, el impacto que tendrá la falta de la promoción del pensamiento crítico entre los estudiantes y el cierre de algunos programas sociales y de investigación de la UCA. 

La dictadura ordenó la confiscación de la UCA, después de 63 años de trabajo en Nicaragua. Personalmente, ¿cómo recibió la noticia?

La recibí con tristeza, no con sorpresa. Sabíamos que desde que comenzó el hostigamiento a las universidades el objetivo principal y final era la UCA, lo que no sabíamos era cómo se iba a proceder. En el caso de la UCA difícilmente podían argumentar el tema del incumplimiento a las leyes de la educación superior. Tampoco podían aplicarle incumplimiento a los criterios de calidad del Consejo de Evaluación y Acreditación que le han aplicado a otras universidades que, evidentemente tenían problemas de calidad que no eran tampoco motivo para cerrarlas, pero en el caso de la UCA era muy difícil aplicar esos criterios. 

Hacerlo con una acusación de terrorismo diciendo que la UCA se prestó para una confabulación terrorista contra el Gobierno y que dentro de la universidad se preparaban actos de terrorismo para desestabilizar al Gobierno, es una soberana locura por decirlo suave. Hacerlo sin que haya existido un debido proceso y sin que la UCA se pudiese defender es totalmente ridículo y absurdo. A mi me ha producido muchísima tristeza por lo que significa para la educación en Nicaragua. 

 La UCA era la que estaba adquiriendo el perfil de una verdadera universidad a pesar de todas las limitaciones de estar en un país como Nicaragua.

Ernesto Medina

Justamente esa es la siguiente pregunta. ¿Qué significa el cierre de la UCA para Nicaragua? Una universidad no solo con un quehacer académico y de formación, sino con grandes aportes sociales, investigativos y de innovación para el país. 

Cuando era todavía miembro del CNU y discutíamos el presupuesto de las universidades. Desde entonces había una intención clara de las universidades controladas por el Frente Sandinista de reducir el presupuesto de la UCA. Yo siempre decía que en lugar de estar discutiendo la reducción del presupuesto de la UCA, lo que deberíamos estar haciendo era analizando el proceso que la UCA estaba haciendo para convertirse en una universidad de verdad en un país con enormes limitaciones como Nicaragua. 

La única universidad que se atrevió a hacer cambios y transformaciones, incluir una oferta académica de mucha calidad, profesores de mucha calidad, programas de extensión reconocidos, publicaciones científicas de altísimo nivel y centros de investigación que se habían colocado a la altura de los principales centros de investigación de la región. La UCA era la que estaba adquiriendo el perfil de una verdadera universidad a pesar de todas las limitaciones de estar en un país como Nicaragua. Todas las otras universidades, sin excepción, se habían quedado en el nivel de las universidades del siglo IXX que eran para formar profesionales para una economía subdesarrollada. Al cerrarse la UCA hemos perdido la única universidad que podíamos tomar de modelo para construir las universidades que Nicaragua necesita para salir de la pobreza y luchar por los problemas del mundo actual: el cambio climático, el papel de la ciencia y la tecnología… Hemos perdido esta oportunidad y los responsables de esta decisión tendrán que dar explicaciones de hacia dónde nos llevan y el país que quieren ofrecer. 

La UCA es la universidad número 27 que es cancelada por la dictadura en los últimos dos años, siendo la más importante hasta ahora. ¿Cuál es el panorama de la educación superior en Nicaragua ahora prácticamente bajo el control total de Ortega y Murillo?

Es lamentable. La gente que han instrumentalizado para tomar estas decisiones que se han tomado en El Carmen, el CNU y el CNEA, han sido los tontos útiles para aplicar esta medida. Ellos argumentan que se ha hecho “para ordenar la educación superior”, para hacerla accesible a toda la población, pero lo que han creado es un tremendo desorden que nadie sabe cómo se va a arreglar. 

Las primeras universidades que cerraron bajo señalamientos de deficiencias en sus programas, a los tres días las estaban abriendo como universidades públicas sin haber hecho ninguna transformación. Es decir, los mismos argumentos que sirvieron para cerrarlas podrían servir para cerrar estas universidades que ellos abrieron. Parte del desorden es lo que está pasando con los estudiantes: les dicen que van a pagar un arancel justo y nadie sabe lo que es justo para esta gente.

https://youtu.be/qzAo-wJ02zo

Ahora con la UCA primero dicen que será gratuita, después dicen que no. La verdad es que nadie sabe cómo van a financiar a la UCA, si va a ser estatal o si le cobran a los estudiantes. Lo más probable que lo que van a financiar es lo mínimo, un  profesor que llegue a dar dos horas de clases, le pagan una miseria y eso no es calidad. Lo primero que tendrían que haber hecho es decir cómo van a financiar a la UCA porque ni la escuela más chiquita del mundo se financia con nada. Alguien tiene que poner el dinero para que esto funcione y ya no se diga una universidad como la UCA. Están metiendo al país en un enredo enorme y están demostrando una gran incapacidad. 

La UCA era de las pocas universidades que quedaban donde no se miraba una bandera del Frente Sandinista, sin presencia de la Juventud Sandinista y de otros grupos universitarios político-partidarios del régimen y ahora ya se están organizando. ¿Se puede tener calidad en la educación cuando se tiene a un partido, a un Gobierno, metido tan de lleno en la formación de los estudiantes sin promover el pensamiento crítico y sin lugar a la libertad de expresión?

De ninguna manera. En Nicaragua se luchó por años, por décadas para que las universidades tuvieran autonomía. El doctor Mariano Fiallos Gil, la gran figura de la educación superior en Nicaragua, estaba claro de que la única manera de que una universidad pudiera cumplir su misión de búsqueda del conocimiento, de la verdad y la formación de gente capaz de transformar la realidad que lo rodea, era dándole la libertad a los profesores para que pensaran, investigaran; y a los estudiantes formarlos dentro de ese espíritu de libertad y pudieran formar su propia conciencia. 

Lo que la dictadura está haciendo con esta medida es rematar la autonomía, domesticar a los estudiantes. La dictadura no tiene ningún interés en que los estudiantes piensen libremente, al contrario, el hecho de que los símbolos partidarios están ahí es una ofensa a la autonomía universitaria y al pensamiento de Mariano Fiallos, aunque las autoridades de la UNAN se sigan llenando la boca con Mariano Fiallos. Les debería dar vergüenza cada vez que hablan de autonomía y de libertad. 

¿Y qué puede decir sobre la presencia de UNEN en una universidad como la UCA?

Las únicas cosas que mencionó el nuevo rector de esta universidad (Casimiro Sotelo) creada sobre los despojos de la UCA fue que van a crear el sindicato de profesores y van a introducir a UNEN como si estos fueran los grandes motores del cambio en la universidad cuando todos sabemos que son órganos represivos. UNEN tiene las manos manchadas de sangre de estudiantes, fue cómplice de la matanza de estudiantes, denunciaron a estudiantes que después fueron torturados y que fueron a parar a la cárcel. Son unos corruptos, son unos muchachos que dan lástima, son las primeras víctimas de lo que la dictadura está haciendo. Les están haciendo creer que la única manera de progresar en Nicaragua es sumarse a la corrupción, agachando la cabeza, yendo aplaudir las tonterías que dice Ortega en sus discursos. 

Esta semana hemos conocido la decisión de la Universidad Americana (UAM), de la que usted fue rector, de retirar la matrícula sin explicación alguna a unos 600 estudiantes que habían llegado tras la confiscación de la UCA. ¿Cómo valora esta decisión?

Es lamentable que una universidad haga eso. Retirar la matrícula de muchachos que fueron buscando una buena educación porque estaban claros de que en la UCA (ahora Casimiro Sotelo) en las condiciones actuales no iban a ningún lado. En la UAM todavía hay ciertas características que hacen atractiva a la universidad. 

Es una falta más de la falta de independencia y autonomía que tienen las universidades. Estoy seguro que la UAM no ha hecho esto de muy buen gusto, porque también vive de los ingresos que generan los estudiantes. Hay gente que está dispuesta a pagar lo que cobra la UAM porque consideran que ahí reciben una educación que es buena comparado con el resto de universidades de Nicaragua. Estoy seguro de que en la junta directiva habrá gente que no ha estado contenta. Hay otros que son serviles, tengo que decirlo, que son de la gente que baja la cabeza al régimen y que quieren quedar bien y que apoyaron esta decisión. Lo más terrible aquí es que a un joven, a una familia que libremente busca una universidad donde cree que va a recibir una educación buena le cierren las puertas y los obliguen a volver a una universidad donde no les garantizan nada. 

Esto desde donde se vea es una violación al derecho fundamental de la gente de decidir dónde y con quién quieren educarse. A estos muchachos los están obligando a permanecer en una universidad donde no quieren estar. Ahora, habrá que ver si aceptan o si deciden irse del país. Esto también es otra barbaridad que se vayan jóvenes del país por este motivo, es un crimen. 

Hemos conocido algunas iniciativas de universidades de la región como la UCA de El Salvador que están analizando solicitudes para admitir estudiantes nicaragüenses. Pero ha sido insuficiente, no hemos visto una apertura amplia para recibir a estos estudiantes. ¿Quién debería asumir ese rol de cabildeo para ayudar a tantos afectados?

El problema que está generando el cierre de la UCA afecta a todos los nicaragüenses y todos deberíamos de buscar alguna solución. Lo primero que tenemos que hacer es ver qué pasa en Nicaragua. Si un muchacho o muchacha decide irse de la UCA y no seguir en la universidad que crearon con este acto de barbarie, lo primero que deben hacer las autoridades —como es su obligación— es entregarles sus documentos. Ellos pagaron por esto y si tuvieron beca cumplieron sus compromisos que tenían. Lo que han logrado es de ellos, no es del rector ni de la presidenta del CNU ni, mucho menos, de la gente de El Carmen. 

El problema que está generando el cierre de la UCA afecta a todos los nicaragüenses y todos deberíamos de buscar alguna solución.

Ernesto Medina

La gran dificultad que tienen la mayoría de los jóvenes para continuar la carrera, sobre todo los que estaban en años avanzados, es que si no tienen el expediente académico la universidad (receptora) les dice que no pueden hacer equivalencia y comenzar la carrera. No entregar las notas sería otro crimen contra estos jóvenes, no contra la oposición, contra los “golpistas”, sino contra gente con nombre y apellido a la que le están arruinando la vida. Las universidades tiene que buscar mecanismos más ágiles, flexibles, para que el estudiante que huye de este terrorismo de Estado en Nicaragua pueda continuar sus estudios. 

MÁS SOBRE LA UCA | Eduardo Valdés, exrector de la UCA: “Ahora se buscará que la universidad sea un lugar de adoctrinamiento” 

Creo que las universidades jesuitas de América Latina van a buscar mecanismos para ayudar en la medida de lo posible. La Universidad de Costa Rica (UCR) también y esa es una buena opción. Estoy optimista, hay organizaciones que están dispuestas ayudar, pero los primeros que tenemos que reaccionar somos los nicaragüenses, la oposición. No podemos seguir dispersos, sin ideas, sin programa, cada quien yendo por su lado, caudillos que quieren aparecer por ahí. Eso hay que pararlo ya y formar un movimiento unitario con unidad en la acción para poder salir de esta locura. Nos están destruyendo el país y no podemos permitir que esto siga sucediendo. 

Para finalizar, ¿usted cree que este es el fin de la UCA?

Es mentira que van a destruir a la UCA. La UCA es una idea, no son los edificios o el rector, es una idea que tiene 63 años de estarse desarrollando y no la van a matar un par de ignorantes. Los nicaragüenses que quieren una buena educación se van a encargar de recuperar a la UCA y de borrar este episodio tan triste y vergonzoso que están escribiendo los Ortega Murillo en Nicaragua. 

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

Donar