Llega a Managua un segundo “vuelo fantasma” procedente de Libia cargado de migrantes

La dictadura establece una nueva “ruta fantasma” entre Libia y Nicaragua. DESPACHO 505 siguió el rastro del vuelo mientras los operadores maniobraron para tratar de ocultar el destino.

None
default.png
Despacho 505
  • Managua, Nicaragua
  • May 23, 2024
  • 07:13 AM

Un segundo vuelo de la aerolínea Ghadames aterrizó este jueves en Nicaragua procedente de Libia. Este es el segundo vuelo entre Bengasi y Managua en menos de una semana, que confirmaría el establecimiento de una nueva “ruta fantasma” para el traslado de migrantes que tienen como destino final Estados Unidos.  

El avión arribó a las 9:02 de la mañana. Los operadores maniobraron durante gran parte del trayecto para ocultar el destino, revelado apenas una hora antes del aterrizaje. DESPACHO 505 siguió el rastro del avión durante más de 17 horas desde su salida en Trípoli, la capital de Libia. Durante una hora voló hasta el aeropuerto de Bengasi, una ciudad al noreste del país con salida al mar Mediterráneo. Ahí embarcó a al menos 320 migrantes para continuar el viaje a Managua en un vuelo chárter de más de 14 horas en el que la aerolínea ocultó su destino. 

La información oficial del vuelo GMS1003 solo mostraba su salida, pero no reportaba el aeropuerto de llegada. Despegó a las 2:22 de la madrugada de Bengasi, Libia (hora local). Su rastro se perdió sobre las aguas del Atlántico cuando sobrevolaba las islas de Cabo Verde, 6 horas y 50 minutos después del despegue.  

Los operadores de la aerolínea apagaron el radar, pero manteniendo la misma trayectoria del vuelo GMS1003 del pasado sábado que aterrizó en Managua cargado de migrantes indios. Tres horas más tarde el vuelo volvió aparecer en los radares frente a las costas de Venezuela donde viró hacia Nicaragua y llegó a Managua pasadas las nueve de la mañana.

Se conoce que los migrantes son trasladados en microbuses a hostales y hoteles donde permanecen entre dos a tres días, después se les pierde el rastro porque salen por tierra hacia la frontera con Honduras para continuar el trayecto hacia los Estados Unidos.

Este es el segundo vuelo de la aerolínea libia Ghadames que llega al país en menos de una semana. Los códigos de vuelo suelen ser asignados por ruta y el de este jueves comparte el código GMS1003 del vuelo Bengasi – Managua que se estrenó el sábado cuando la aerolínea sí confirmó su destino: Nicaragua. 

El avión es un Boeing 777-200 con capacidad para 320 pasajeros. Como referencias pasadas de este vuelo, en la página especializada FlightAware aparece el que aterrizó en Managua a las 6:54 a.m. del sábado 18 de mayo.  

La Empresa Administradora de Aeropuertos (EAAI), bajo el control de la dictadura, no ha publicado información sobre la llegada de este vuelo chárter en su página web, como suele hacer con vuelos comerciales de rutas ya establecidas. 

MÁS NOTICIAS | El empresario orteguista Luis Jiménez detrás del transporte de migrantes en territorio nicaragüense

Estos vuelos confirmarían el establecimiento de una nueva “ruta fantasma”, no oficial, entre Libia y Nicaragua de parte de la dictadura que es utilizada para el traslado de migrantes irregulares que tienen como destino final Estados Unidos. 

NICARAGUA, TRAMPOLÍN PARA MIGRACIÓN IRREGULAR  

La dictadura de Daniel Ortega estaría percibiendo millones de dólares por permitir el paso de migrantes procedentes de países africanos y asiáticos que llegan a Nicaragua para continuar su viaje terrestre hasta la frontera de Estados Unidos. 

El Gobierno de Estados Unidos advirtió recientemente a las aerolíneas, operadores de vuelos chárter, agencias de viajes y proveedores de servicios de posibles sanciones y juicios penales contra quienes faciliten la migración irregular a través de Nicaragua.

Según Estados Unidos, los migrantes atraviesan cada vez más la región utilizando Managua como punto de desembarque para continuar el viaje hacia el norte.     

El Instituto de Migración de Honduras reportó esta semana que más de 200.000 migrantes en situación irregular han ingresado a ese país en lo que va de 2024. De estos, 194.518 personas de diferentes nacionalidades habían pasado por Nicaragua. 

Mientras miles migrantes continúan entrando a Nicaragua cada día por aire, mar y tierra, la dictadura no reporta los ingresos totales de estas operaciones.

Tampoco está claro cuánto paga cada pasajero que llega a Managua vía aérea. Información extraoficial indica que la dictadura estaría cobrando a las aerolíneas un porcentaje por cada boleto que pagan los migrantes y una tasa de ingreso al llegar al país. A quienes entran desde Costa Rica se les cobra una tasa de 150 dólares por su tránsito en territorio nacional. 

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

Donar