El Obispo Sándigo "atormentado" por vigilancia policial 24/7

Patrullas policiales y comisionado Fidel Domínguez hacen presencia en las actividades del jerarca católico y el vicario de la catedral de León se le fue del país "sin decirle nada".

None
Una flecha señala hacia dos patrullas policiales que vigilan una misa del obispo de León, monseñor René Sándigo. FOTO TOMADA DE REDES SOCIALES
default.png
  • April 23, 2024
  • 07:30 AM

El obispo de León, monseñor René Sándigo, a quien se le ha considerado como allegado a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, ha vivido los últimos días "estresado" debido al asedio y la vigilacia de la Policía sandinista. A ello se añade la salida  al exilio del vicario de la catedral de León, padre Aurelio López, quien se le fue sin avisarle.

Así lo aseguraron a la investigadadora Martha Patricia Molina varias fuentes cercanas al obispo. "Lo han visto muy estresado, producto de esa vigilancia que anda. No lo dejan en paz", comentó Molina a DESPACHO 505.

En la red social X, Molina agregó que la vigilancia al obispo Sándigo es 24/7. "Le siguen todos los pasos y movimientos. No es para cuidarlo, porque recordemos que los únicos que reprimen y asesinan son los sandinistas. Le asedian", sostuvo la investigadora, quien ha documentado los abusos del régimen contra la Iglesia católica desde 2018.

Lea también: Opositores: El régimen caerá aunque sea en "cámara lenta"

Sándigo es señalado de ser un obispo alineado al régimen, una controversia que se ha afianzado con sus declaraciones y apariciones junto a personajes señalados de ser cómplices de violaciones a los derechos humanos.

Según se ha podido comprobar, el operativo de vigilancia policial al titular de la Diócesis de León es comandado por el también controvertido jefe policial, Fidel Domínguez.

LA DICTADURA HIZO SODOMA EN EL ATRIO DE LA CATEDRAL

Molina recordó que el pasado 19 de abril, en el día del cumpleaños de Sándigo, la dictadura instaló un ring de boxeo frente a la catedral de León, lo cual se convirtió "en un Sodoma y Gomorra".

"Eso también lo estresó. (Los asistentes al evento deportivo) se orinaron y defecaron en los muros de la catedral", explicó Molina.

Lea también: Operador del FSLN atropella a un motociclista en Managua

Para rematar, ese mismo día de su cumpleaños, el vicario de la catedral leonesa, el padre Aurelio López, se fue al exilio decirle una sola palabra a Sándigo.

"La noticia tomó por sorpresa a los fieles leoneses, quienes le tenían un enorme aprecio por ser un cura del pueblo", escribió en la red social X el periodista Emiliano Chamorro, especialista en temas religiosos.

Según Chamorro, el padre López no le dijo nada a Sándigo porque sabe que este último "no cree que Ortega persiga a los sacerdotes", pues hasta les ha prohibido que usen redes sociales y menos que denuncien la persecución religiosa.

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

Donar